FHM

¿A qué saco van tus compis de piso?

Desde la app Badi, auténticos expertos en todo lo que tenga que ver con la odisea de compartir piso, han realizado un análisis con el que se han podido desengranar los 10 tipos más comunes de compañeros de piso. ¿Cuáles son  los tuyos?

1. El organiza-fiestas:

Dícese del susodicho que, a golpe de lunes, está ya maquinando la fiesta del próximo viernes. Es ese compañero de piso al que no hay finde que se le resista, capaz de meter, en un piso de 3 habitaciones, a más de 40 personas, dejarse los ahorros del mes en preparar brebajes varios y comida en abundancia. Este compañero de piso se graduó en la universidad como Show Man apto cum laude.

2. El padre o madre prematuro:

Este tipo es el que, cuando haces algo que no es del todo correcto, siempre te suelta un “hombre no, esto así no, asao“. El mismo que cuando el grajo vuela bajo, hace un frío del carajo y tú te pones griposo perdido, te viene a ver a tu habitación, sopita en mano y te comenta que, si te tomas esa sopa con jenjibre y limón el gripazo se irá para no volver. Este tipo de compañero de piso es MUY necesario.

3. El abuelete:

Si todo buen piso compartido tiene un organiza-fiestas dentro, también debería tener a su antagonista: el abuelete. Y es que ver un diálogo (por no decir discusión) entre organiza-fiestas y abuelete es telita de divertido para el resto de compañero de piso. Este es el típico que a las 20h, cuando le propones ir a tomar algo un jueves, te dice un “uy no, que en breves me voy a dormir”.

4. El ennoviado:

Da igual lo que esté ocurriendo en casa, lo que os estéis contando o qué planes estéis montando para el finde. Es el que, si su media naranja llama a casa por la noche, puede tirarse horas y horas y horas para despedirse con un interminable “cuelga tú… que no, cuelga tú… que no tonto, ¡cuelga tú!”. Ve el mundo de color de rosa, mientras hace un tiempo escucha hard techno, ahora escucha a Pablo Alborán a todas horas y vomita corazones voladores allá por donde va.

5. El  empantallao

Los 12h y está jugando a la play en el salón. Las 16h y sigue jugando a la play. Las 22h y sigue con la maquinita y un trozo de pizza reseco que sobró el finde anterior. Las 03h y, si entras al salón, lo único que ves es su cara iluminada por la pantalla de la tele con la play enchufada. Las 06h y recostado en el sofá ¡sigue jugando a la play! Puedes sustituir play por tablet, smartphone o hasta game boy, que el resultado será el mismo. Ya sabes de qué tipo de compañero de piso hablamos: de ese cuya vida social gira entorno a una pantalla.

6. El KH7 o lejía Conejo:

¿Sabes esa imperceptible mota de polvo invisible (como lo esencial) a los ojos? Pues este tipo de compañero de piso ¡la ve! Y no la ve en tamaño diminuto. No. La ve en formato bola de oeste corriendo por mitad del pasillo y agrandándose hasta un tamaño descomunal. Limpia absolutamente todo, cosa que no está nada mal, pero lo suyo ya es enfermizo.

7. El fantasma:

El compañero que sabes que existe, pero nunca lo ves. También hay otra variante al fantasma: ese otro compañero de piso que los domingos jura y perjura haber estado con Giselle Bundchen o su hermana pequeña; o con Leonardo diCaprio o su primo segundo…, pero que en el fondo no se ha comido ni un colín.

8. El CR7:

Sombra aquí, sombra allá, engomínate, engomínate… Conoce al dedillo todos los productos de cosmética y sabe la diferencia entre gel, gomina y cera para el pelo. El CR7 guarda gran parecido con la segunda variante de El fantasma. El cuarto de baño lo tiene bastante completo con toda su colección de productos para su pelazo. Y tú, gominas aparte, te las ves para encontrar un pequeño hueco en el que dejar tu cepillico de dientes.

9. El porky:

Los platos sucios en el fregadero a él se le reproducen. Es el enemigo número 1 del KH7 y lejía Conejo. Es capaz de dormir con las mismas sábanas más de un año seguido. Para él “escoba” es el apellido del prota de Narcos, pero sin la “r” final. Y tiene un don: el de reutilizar la ropa hasta que finalmente ella sola va andando hacia la lavadora

10. El guiri o expat:

Todo el mundo debería compartir piso, al menos una vez, con un guiri o expat ¿Por qué? Porque están como locos por enseñarnos su cultura, sus tradiciones, etc. Y, además, les encanta aprender costumbres y otras cosas varias que no tienen en sus respectivos países o ciudades.

Seguro que os ha tocado vivir por lo menos dos personas que encajen en estos grupos… ¿Y lo aburrida que sería la vida si no nos encontrásemos con esta serie de personajes?

Los mas populares

Esta modelo, amante de los gamers, te da las claves para conquistarla
A partir del 7 de octubre podrás fliparlo con este aparente mecánico estándar
Munich tuvo la inmensa suerte de ver nacer a Alyssandra Snows, pero en realidad...